Blogia
La Piel del Tambor

El otro día estaba viendo CQC con mi hermano y mi abuela. Estaban echando un reportaje de cómo fue el cumpleaños de Pinochet,allá en Chile. Por supuesto, a su manera.

El caso es, que lo que me impactó no fue el hecho de ver a tanta gente congragada delante de la casa del ex dictador con pancartas, que también.

Lo que me impresionó de veras, fue ver como trataron al reportero. Sinceramente dudo que allí vean ese programa, y si lo ven, entiendo que no les haga ni pizca de gracia que estuviese allí el reportero con ánimo de chotearse de ellos, como al final hicieron con más saña aún, pero no que se comportaran como lo hicieron.

Le pegaron patadas y le estuvieron insultando, hasta que acabó marchándose.

Me afectaron bastante las imágenes, porque por mucho que el reportero fuera a burlarse a su manera, esa agresividad, esa prepotencia ychulería en sus caras...no sé.

El hombre fue a hacer su trabajo y sabía que se exponá, pero no excuso el comportamiento de esas gentes.

Había una chica que iba muy chula ella, pegando patadas al estilo Bruce Lee. Y no había un puñetero policía ni una persona decente que detuviera aquéllo.

No consigo entenderlo, que se le pasa a la gente por la cabeza cuando hace ese tipo de cosas. Escapa a mi entendimiento y siento cierta incredulidad ante este tipo de hechos precisamente por ello, porque no lo entiendo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Lala -

Feliz año a vosotros también.Gracias por pasar por aquí y dejar vuestro huella.
Gracias,gracias.
Un beso.

Rafael -

Feliz año nuevo, Laura. Un beso y un abrazo.

pokito -

Mi intención es la de desearte lo mejor para el año que comenzamos, Lalilla, y lo hago en este lugar, en el mismísmo cunpleaños del asesino Pinochet, aunque fuera de su fecha, porque la fecha de hoy es otra... Felicidaz para ti, y los tuyos, y ruina para los pinochetianos.

besos
chus

Alberto -

La soledad, y el ansia de justificar tus propias desgracias son dos de las grandes drogas que surgen entre la gente que sufre.

No sólo sirven para reafirmar la condición de injusticia que aparentemente viven en silencio sino que también sirven de refresco mental a unas personas que sólo piensan en su mala fortuna.

Sentirse un mártir, un alma incomprendida, es la única respuesta concevible del que no acepta que en realidad es culpa suya.

Rafael -

Creo que es más sencillo de lo que parece... son un rebaño en busca de pastor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres