Blogia
La Piel del Tambor

Nadia

Nadia

Me la encontré temprano.Yo volvía del banco,de ingresar dinero y echando un vistazo a unos papeles que me habían dado allí,con la cara de sueño no haber sido capaz aún de despejarme.

Quedaba poco para llegar a casa,un par de minutos.Y la vi.Venía de frente,con el pelo recogido en una cola,una camiseta blanca y unos vaqueros negros.Morena,con los ojos realmente oscuros.Estaba exactamente igual.Igual que la última vez que la vi,igual que cuando las dos teníamos doce años y teníamos esa amistad extraña,un poco sexual porque era el despertar a la adolescencia y nos examinábamos los pechos para ver cuanto habían crecido de un día a otro.

Yo la quería.Era una amistad pasional,extraña.En cierto modo de dependencia.A veces más que una amiga parecía mi novia,por la forma que tenía de comportarse conmigo.

Vivíamos muy lejos la una de la otra,con doce años,la distancia era inmensa...ahora no me lo parece tanto.Y estábamos en el mismo colegio,pero no en la misma clase.

Nos hicimos amigas porque las dos viajábamos en el autobús del colegio y no nos cansábamos de hablar.Y ella era increíblemente divertida.Y fuerte,con una gran personalidad magnética.

Y como las amistades tortuosas y extrañas como la nuestra,se acabó.Tampoco recuerdo bien de qué manera.Ni de quien fue culpa.Influía que ella no le gustaba al marido de mi madre,decía que era una mala influencia.

Y la vi.Llevo viviendo en su barrio cinco años y es la segunda vez que la veo.Y pensé "no ha cambiado nada".Pero no la saludé.Tal vez el miedo,de que realmente no fuera la misma.No sé qué nos hubiéramos dicho.Fracciones de segundo para recordar los momentos con ella y para sentir esa inmensa tristeza de saber que ahora es un fantasma que quedó atrás en mi vida.Un fantasma que duele.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Lala -

Pues no sé como me vería ella,ni qué pensaría...La verdad es que en parte me arrepentí de no haberla parado y haberle dicho algo,pero no sé que le hubiera dicho,no estoy segura de que realmente hubiera algo que decirse.
Puede que sea mejor conservar el recuerdo de como fue aquello,quizá si volviera a hablar con ella,la magia de todo aquello se perdería...

Rafael -

Nadia... hasta el nombre es inquietante. ¿Cómo piensas que te vería ella? ¿Te encontraría muy cambiada? Es una pena que no intercambiárais unas palabras, además de las miradas.
Pero supongo que sí, que cosas así duelen mucho y es mejor dejarlas atrás.
Un beso, tienes una forma de narrar que atrapa; deberías escribir más!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres